fbpx
Artículos

El cuidado de la piel en verano: 10 consejos para una piel sana y radiante

Sí, llegó el verano. Y con él, también la necesidad de cuidar nuestra piel. La piel grasa se vuelve más grasosa y la piel seca se vuelve irregular. Hay brotes y granos, erupciones y asperezas

Solo unos pocos cambios simples en tu régimen diario de cuidado de la piel pueden garantizar que estés listo para esta temporada. 

Aquí hay algunos consejos para el cuidado de la piel en verano que pueden ser muy útiles.

1. Cuidado del Rostro

Tu rostro es tu identidad ante el mundo, por eso debes cuidarlo los 365 días del año. Sin embargo, los meses de verano requieren un régimen especial de cuidado de la piel, uno que la hidrate y la mantenga limpia y sin suciedad. Asegúrate de mantener tu rostro limpio de polvo y sudor durante estos meses calurosos. Mucha gente encuentra brotes y espinillas en estos meses. Si eres uno de ellos, asegúrate de salpicar tu cara con agua al menos 3-4 veces al día. No es necesario usar ningún producto de limpieza facial, el agua limpia funciona bien.

2. Usa productos adecuados para el clima

Las cremas espesas que usas durante los meses de invierno no te servirán de nada ahora. úsalos para áreas muy secas de su cuerpo como los pies. Los meses de verano necesitan productos que permitan que tu piel respire naturalmente. Opta por lociones y sueros más ligeros. Los productos que bloquean los poros pueden causar más problemas.

«Los humectantes a base de agua funcionan mejor para los tipos de piel normales. Para las pieles grasas, se prefieren los humectantes a base de gel. Para pieles extra grasas y propensas al acné, utiliza aerosoles faciales con minerales buenos para la piel», humectantes como la glicerina y el agua de rosas que se agregan al agua del baño ayudan mucho.

3. Cuida a lo básico

Es un mito que la piel no se puede secar durante los veranos. Entrar y salir de áreas con aire acondicionado solo puede hacer que la piel se seque. Esto se aplica no solo a la piel del rostro, sino a todo el cuerpo. Asegúrate de seguir el antiguo principio de limpieza, tonificación e hidratante por la noche antes de dormir. La sudoración puede hacer que los poros de nuestra piel se abran. Necesitas usar un tónico para ayudar a cerrar estos poros. Cumplir con lo básico durante los veranos es aún más importante debido a los rayos ultravioleta del sol que podrían resultar en envejecimiento prematuro y arrugas.

4. Importancia del protector solar

¡No olvides usar protector solar! Los rayos ultravioleta pueden ser dañinos para la piel en cualquier época del año, pero más en los meses de verano cuando nuestros niveles de exposición son más altos. Elija un protector solar que se gelifique en tu piel y se absorba. Se recomienda un FPS mínimo de 30 y debe aplicarse de 20 a 30 minutos antes de salir al sol. Si vas a nadar, vuelve a aplicarlo a medida que se lave. La aplicación de protector solar puede ayudar mucho a minimizar las manchas relacionadas con el sol e incluso podría ayudar a retrasar la aparición de líneas finas y arrugas .

5. Remedios naturales

Nunca subestime lo que dijo la abuela! Hay ingredientes en tu cocina que pueden ayudar a calmar la piel durante el verano. Limón y tomate son muy buenos para mantener la piel fresca. Una forma rápida de usar tomate es exprimirlos y congelar el jugo usando tus bandejas de hielo regulares. Usa esto como un exfoliante suave cada día alterno y deja que el jugo se seque sobre la piel antes de lavarlo. El licopeno del tomate hace maravillas en la piel del rostro.

6. No olvide los ojos y los labios

Los rayos del sol son más duros entre las 12 pm y las 4 pm durante los meses de verano. Evita salir en estos tiempos. Si sales, asegúrate de que tus ojos estén cubiertos con gafas de sol y los labios protegidos con un bálsamo. A menudo olvidamos que la piel alrededor de los ojos es muy delicada y necesita una atención especial. Si el calor te hace arder los ojos, lávalos con agua limpia y fría. Un par de almohadillas de algodón frías sumergidas en jugo de papa también pueden ser calmantes. Si el problema persiste, consulta a un médico.

7. Mantenga la higiene  

La higiene general puede ayudar mucho a combatir el calor. Bañarse dos veces al día no solo mantendrá tu piel fresca, sino que también ayudará a combatir el letargo del verano. El agua con cloro puede acelerar el proceso de bronceado, por eso nos bronceamos más en la piscina de lo habitual.

8. Come alimentos refrescantes.

Lo que comemos tiene mucho que ver con cómo nos vemos y nos sentimos. Comer alimentos pesados ​​seguramente te hará sentir lento en un clima como este. Además, puede hacer que tu piel se vuelva grasosa y susceptible a los brotes. Elija frutas y verduras de temporada . Manténte alejado de las bebidas azucaradas que están llenas de calorías. Asegúrese de que su ingesta de agua sea óptima de 8 a 10 vasos como mínimo. Prueba jugos de vegetales y alternativas naturales como nariyal pani para hidratarte y sentirte fresco.

9. Usa prendas livianas.

El algodón y las telas más ligeras son imprescindibles para combatir el calor. La ropa ajustada puede causar irritación y hacer que las partes del cuerpo sudorosas piquen más. Las afecciones prolongadas provocan erupciones cutáneas y, a veces, incluso infecciones cutáneas graves.

10. No le temas al sol.

Por último, no le temas al sol, ya que mejora el estado de ánimo. La luz del sol nos ayuda a producir más serotonina, una hormona que estimula el estado de ánimo. Es exactamente por eso que los días sin sol durante los inviernos pueden hacer que se sienta deprimido. Solo asegúrate de equilibrar los viajes al aire libre con un buen régimen de cuidado de la piel y protéjase del impacto dañino de los rayos solares.

Artículos Relacionados

Innovación en Tecnología Médica: la Nueva Revolución

Redacción

Gestión de Calidad de la Salud: Cinco Características Claves

Redacción

Aplicaciones que pueden detectar el cáncer de piel.

Redacción